diciembre 2, 2022

Hasta ocho abuelitos al mes son abandonados a su suerte

PILAR DANTES / LA RED DE ALTAMIRA

TAMPICO.- Pareciera que son invisibles porque de tanto tiempo que algunos tienen sentados sobre la acera de la zona peatonal, quien pasa a su lado simplemente los ignora, aunque extiendan la mano en espera de una moneda. Seguramente están acostumbrados a eso, pues en la mayoría de los casos fueron abandonados por su propia familia, no pueden esperar más de un extraño.

De acuerdo con el Sistema DIF, al mes se acumulan hasta 8 viejecitos que son ingresados por sus familiares a algún hospital de la zona, pero ya no regresan por ellos; incluso dan nombres, direcciones y hasta teléfonos falsos por lo que en cuanto son dados de alta, no localizan a los hijos o cualquier otro pariente que los deja en manos de los médicos.

De la cuenta ¡ni hablar! Al no recibir respuesta, las autoridades médicas se comunican con alguna casa de asistencia, pero casi siempre es con el sistema DIF, quien acude para tomar conocimiento y ante la ausencia de algún familiar responsable, los canalizan a los asilos donde les brindan la atención que corresponde.

Los que más enfrentan esta situación, son el hospital Carlos Canseco, el IMSS y hasta el Regional de Pemex, de acuerdo con datos proporcionados por Luis Llorente Herrera, procurador de Protección a la Mujer, el Menor, la Familia, y Asuntos Jurídicos del DIF Tampico.

“Ya envié a un trabajador social, ahora voy a ir personalmente para hacerles ver las consecuencias en el caso de que no atiendan, vamos a informar a la autoridad correspondiente, pues es su responsabilidad por ser familia”, señaló el abogado.

Se refiere al caso de una mujer enferma, cuyos hijos se niegan a atender el llamado del hospital y de la Procuraduría a su cargo, por lo que se puede proceder legalmente en su contra.

“Son casos que nos reporta el hospital Canseco, el IMSS, el Hospital Regional de PEMEX, en el sentido de que llevan a su familiar y los deja abandonados, no dejan número o dejan números falsos en donde no los puedan localizar…tenemos como 7 u 8 que nos han reportado”.

Pero no solo los adultos mayores sufren el abandono, en recorrido por las calles de la ciudad, se puede apreciar que hay niños muy pequeños vendiendo todo tipo de objetos, verduras, golosinas, entre otros… Hay algunos que apenas pueden dar el paso por su tierna edad pero ya acompañan a los más grandecitos a su actividad callejera, incluso se les ve en ocasiones con otro adulto pero esa, es otra historia.

Ante esta situación, el Sistema DIF le invita a reportar la presencia de personas en calidad de abandono, para que sean conducidas a alguna de las casas de asistencia con que cuenta este organismo, donde pueden gozar de un techo, una cama y alimentos; también ropa y agua para darse una ducha.

La situación que se enfrenta la autoridad, es que estas personas vulnerables tampoco se sienten a gusto en lo que consideran encierro, por lo que en la primera oportunidad, suelen dejar estos lugares y volver a las calles, incluso a alguno se le ha visto cargando un colchón bastante sucio, como la vestimenta que porta, enrollado bajo el brazo, cuando se dirige al lugar de costumbre en pleno centro de la ciudad, para extender la mano.

Pero como él, muchos de los que se ven deambular por la calle, que en ocasiones representan riesgo para el peatón porque se tornan agresivos, son producto de la falta de humanidad de muchos que prefieren “botarlos” a darles un espacio en su confortable hogar, mientras el DIF exhorta a la ciudadanía a reportar esto que configura un delito, el abandono de persona que se castiga de acuerdo con la ley.

Sin embargo muchos conocen de leyes y saben que no es un delito considerado grave, pero deben tomar en cuenta que al ser localizados, los irresponsables, van a tener que atender el requerimiento de la autoridad y acudir a declarar y deben tomar en cuenta que las sanciones aumentan en caso de que la persona fallezca en calidad de abandono y eso, podría dejar de ser un delito menor.