septiembre 29, 2022

Hepatitis, un mal de temporada por la humedad y moscos: IMSS

Javier Claudio / LA RED DE ALTAMIRA

NUEVO LAREDO.- A través de un llamado para adoptar acciones sobre el problema de hepatitis, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tamaulipas alertó a la población derechohabiente para hacer conciencia sobre las dificultades que implica contraer esta enfermedad y emite recomendaciones para prevenirla.

De acuerdo a un boletín difundido por el IMSS, explicó que la hepatitis es una enfermedad que afecta al hígado, provocando dolor e inflamación y, como consecuencia, bloquea el paso de la bilis que produce este órgano al descomponer la grasa, trastornando su función de eliminar las toxinas de la sangre.

En la circular se destaca el constante lavado de manos, desinfectar frutas y verduras, mantener los alimentos refrigerados, cocinarlos de manera correcta -sobre todo los mariscos-, y evitar compartir los utensilios donde se toma agua o se consumen alimentos.

Además, puntualiza sobre la importancia de evitar la presencia de moscos, ya que son un foco de infección que pueden transmiten la hepatitis por medio de las bacterias que trasportan en sus patas.

Los tipos de hepatitis que existen son tres y están catalogados como A, B y C; el tipo A es el llamado benigno, ya que con un eficaz tratamiento el paciente lo supera sin problemas, mientras que el tipo C, si no se trata a tiempo, puede tener consecuencias fatales a largo plazo, y finalmente el tipo B, es considerado el más mortal a corto plazo, por lo que debe de tratarse de urgencia, una vez que se detecte.

La hepatitis es causada por varios tipos de virus que están en el ambiente, por ello la más común es la tipo A, que es muy infecciosa, su contagio es por vía oral y fecal, a través de algunos alimentos como los mariscos y el agua contaminada.

Los principales síntomas de la hepatitis, son: pérdida del apetito, malestar general, cansancio, náuseas y diarrea, además de que la persona infectada adquiere un color amarillento de la piel y ojos.

Para diagnosticar todos estos síntomas y revelar que se trata de este mal, se debe realizar un análisis de sangre y después diversos test para definir el tipo de virus que afecta al hígado y así poder dictaminar con certeza que se trata de este padecimiento.

“Si ya se padece la enfermedad, se debe de evitar el consumo de alimentos grasosos, las bebidas alcohólicas, la automedicación, y sobre todo mantener una constante supervisión médica en su clínica de adscripción, ya que de no atenderse a tiempo se pueden presentar complicaciones graves que pueden traer consecuencias fatales”, destaca la circular.