Hospital Civil “a la buena de Dios” en caso de incendio

Javier Claudio / LA RED DE ALTAMIRA

NUEVO LAREDO.- Limitado en extremo, así aparece el Hospital Civil en sus recursos inmediatos para combatir algún incendio en sus instalaciones, al no contar con el servicio del hidrante principal debido al abandono que muestra.

Por la calle Maclovio Herrera, junto a la entrada principal del nosocomio, aparece la toma de agua a presión, como instrumento de auxilio para el equipo de bomberos para apagar el fuego en caso de que sea necesario.

“Un hidrante contra incendios es aquel punto donde las personas pueden acceder de manera emergente a un suministro de agua. El uso más común para ellos es ayudar a los bomberos a apagar incendios”, detalló.

“No sabemos que funcione. Lo que sí vemos es que está lleno de bolsas de basura en sus orificios de conexión para las mangueras e incluso podría estar tapado en caso de que se requiere de manera urgente”, dijo uno de los empleados de mantenimiento del hospital.

En el Departamento de Bomberos se logró que el problema de hidrantes en mal estado no es privativo del Hospital General, pues los hidrantes como coadyuvantes para combatir incendios sólo funcionan del total en la ciudad un 50 por ciento.

Existen distribuidos en la ciudad un total de 149 hidrantes de apoyo contra incendios, los que aparecen distribuidos estratégicamente en la ciudad. Sin embargo, solamente funcionan y la mitad mientras que el resto es revisado para su reactivación.

Se hizo saber en Bomberos que, en otro de los casos, que sería el de mayor relevancia, el hecho de conectar una manguera a alguno de estos hidrantes en caso de algún incendio y así obtener acceso a toda el agua que necesitan para apagar algún siniestro, agregó.

Según la evaluación de Protección Civil y Bomberos, la inutilidad de los hidrantes en la ciudad se debería principalmente a su mal estado debido a la falta de mantenimiento y en otros de los casos, por el abandono, y aparecen un gran número de estos casi bajo tierra.