Por Clemente Castro González

Varias pueden ser las causas para que “Antorcha Campesina” tienda a separarse del PRI, organismo al que se unió desde 1988.

En principio porque el instituto con el que se alineaban enfrenta una crisis, no solo de carácter financiera sino en cuanto a militantes y ni que decir de representatividad.

De ahí que pese a su larga trayectoria y el oficio en cuanto a los asuntos del poder, sean la tercera fuerza política a nivel nacional y eso aplica para Tamaulipas.

Pero también, en el caso de la entidad, a los antorchistas no les dieron su lugar y si bien atendían algunas de sus demandas, cuando se trataba de darles juego en lo electoral, les cerraron las puertas.

Ello pese a que ésta agrupación era de las primeras que hacían acto de presencia cuando se les requería, principalmente en actos públicos.

En Victoria todavía se recuerda cuando le echaban porras al ahora ex alcalde priista, OSCAR ALMARAZ SMER.

Pero aquello pasó y al actual presidente, XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI, lo que le hacen son manifestaciones y el cierre de la calle 17 a la altura de la presidencia municipal.

Y esto en reclamo a una serie de demandas que no son atendidas en colonias populares en las cuales los antorchistas tienen presencia y organización lo que les da la posibilidad de salir a la calle y exigir respuesta a las autoridades.

También se les ha visto plantarse en la Torre Bicentenario, exigiendo a los altos funcionarios de la Secretaría de Bienestar Social (SEBIEN), le pongan atención y den salida a sus demandas.

Al margen de filias o fobias, se tendrá que reconocer que la agrupación cuenta con miles de seguidores, de tal modo que puede ser viable el propósito de sus máximos guías de convertirse en un partido político.

Esa es su intención y en modo alguno es descabellado, en una circunstancia en que bien podrían argumentar que es mejor solos que mal acompañados.

Al fin y al cabo sirvieron a la causa tricolor por décadas y aunque no haya sido de gratis están en sus derecho de pasar a una nueva etapa.

Para allá van y es una incógnita si lo van a lograr pero no les queda de otra a los antorchistas porque, aunque se hablo de cercanía con el Partido Acción Nacional (PAN), en algunas entidades del país, los aludidos quieren ir “libres” hacia el futuro.

En cuanto a los llamados partidos de izquierda, que es en los cuales podría caber este movimiento dada sus bases populares, no la harán debido a que nos son bien vistos por dichas vertientes partidistas (MORENA, PT y PRD).

A propósito de partidos, los días de la lideresa, YEICKOLD POLEVNSKY, para estar al frente de su instituto, podrían estar contados.

Esto porque su compañera y adversaria, la presidenta del consejo de MORENA, BERTHA LUJAN, no quita el dedo del renglón en que debe someterse a votación, durante el Congreso partidista a realizarse el 26 de éste mes, la permanencia la aún dirigente.

Recordemos que YEICKOLD a declarado que los cambios podrían darse por el mes de marzo o poco después.

Sin duda que el pleito interno que se traen las damas señaladas y los grupos que representan continúa exhibiendo sus debilidades y remarcando que no muestran diferencias sustantivas con el conjunto de los partidos que se manejan en el país.

Flaco favor le hacen al presidente, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR y al proyecto que encabeza, en condiciones nada fáciles.

A juzgar por lo lucha constante que se da en MORENA, es evidente que la prioridad de los actores en disputa es tomar el mando partidista, antes que acompañar el que es su guía moral.  

Es difícil que, en un abrir y cerrar de ojos, puedan pasar de la confrontación a la unidad a no ser de que una recomendación superior les haga entrar en razón.

AL CIERRE

Se dio a conocer que habrán marchas por la paz y a favor de los migrantes en Reynosa, el próximo domingo.

A la misma acudirán migrantes que están en la frontera, al igual que integrantes de asociaciones no gubernamentales, representantes de iglesias y, en general, ciudadanos mexicanos y norteamericanos.

Se informó que la acción será simultanea en varias ciudades de ambas naciones y a los participantes se les pide que vayan vestidos de blanco y que porten banderas del mismo color.

+.-De la reunión entre gobernadores panistas y autoridades de salud se esperaba que salieran acuerdos para hacer efectivo el servicio que debe darse desde el Instituto para la Salud y el Bienestar (INSABI).  

Recordemos que los mandatarios albicelestes no avalan la desaparición del Seguro Popular.

Tampoco se niegan a recibir “las bondades” del nuevo instituto pero exigen una serie de condiciones a fin de firmar convenios.  

Por lo pronto, insistimos, llegaron a la mesa y eso ya es ganancia. Confiamos en que en el centro de todo este el ser humano, su salud y no la política; menos el negocio.

Cabe señalar que el 30 y 31 de enero se efectuará una mesa técnica para que se afinen detalles sobre la manera en que participarán los mandatarios en relación al INSABI y su puesta en operación.