diciembre 7, 2022

Ignora CONAGUA a regentes del Distrito 026

No les da ningún informe del retorno de aguas residuales

A un mes para que concluya el ciclo de devolución de aguas residuales tratadas del área metropolitana de Monterrey a la presa “Marte R. Gómez”, es fecha que los regantes del Distrito de Riego 026, Bajo Río, San Juan no han recibido un informe por parte del organismo de cuenca Río Bravo de la Comisión Nacional del Agua de lo que se ha devuelto durante estos once meses.

Víctor Molina / LA RED DE ALTAMIRA

TAMAULIPAS.- A un mes para que concluya el ciclo de devolución de aguas residuales tratadas del área metropolitana de Monterrey a la presa “Marte R. Gómez”, es fecha que los regantes del Distrito de Riego 026, Bajo Río, San Juan no han recibido un informe por parte del organismo de cuenca Río Bravo de la Comisión Nacional del Agua de lo que se ha devuelto durante estos once meses.

Julio González Loya, usuario del módulo “La Retama” del 026, dijo que este próximo 31 de octubre concluye el periodo 2021-2022 de devolución del suministro y a partir del primero de noviembre arranca el 2022-2023.

Por ello, demandan un conteo exacto del líquido otorgado y de lo que tendrá que pagar como afectación a los cuatro mil regantes del Distrito de Riego.

La Conagua, explica, les debe informar en octubre de cuánta agua se les pago, así como el monto de la indemnización que tendrán que hacer, pues fue un acuerdo establecido en el convenio de 1996 entre los regantes del Distrito de Riego 026 y la Conagua para la construcción de la presa El Cuchillo, ubicada en China, Nuevo León.

Dijo que el acuerdo del 13 de noviembre de ese año señala que se debe retornar 189 mm3, cuyo volumen se mide en la estación hidrométrica “Los Aldamas”, dónde el volumen faltante se divide entre una lámina de riego de 8 cm que equivale a 8 mil m3 entre una hectárea y eso equivale a la superficie que se queda sin riego por falta de agua y se debe compensar a razón de una tonelada de maíz blanco por hectárea a precio medio rural.

Durante el año pasado, se les pagó a sus compañeros de 189 pesos por hectárea, cuya bonificación fue ridícula, “pero bueno, siempre se nos dan cuentas maquilladas”.