Limitar prerrogativas abrirán puerta al “DINERO SUCIO”

Causaría a partidos su desaparición del escenario político electoral: INE

Reducir las prerrogativas de financiamiento público que reciben los partidos políticos a un 50 por ciento, como va implícito en la reforma electoral, les provocaría una asfixia presupuestal y se abriría una puerta a utilizar recursos sucios de procedencia ilícita.

Armando Castillo / LA RED DE ALTAMIRA
TAMAULIPAS.- Reducir las prerrogativas de financiamiento público que reciben los partidos políticos a un 50 por ciento, como va implícito en la reforma electoral, les provocaría una asfixia presupuestal y se abriría una puerta a utilizar recursos sucios de procedencia ilícita.
“Le causaría a los partidos una inamovilidad y, por consecuencia, una tendencia hacia la desaparición del escenario político electoral”, consideró Sergio Iván Ruiz Castellot, presidente de la Junta Local Ejecutiva del Instituto Nacional Electoral (INE).
Y es que el recurso que reciben por concepto de financiamiento público para gastos ordinarios y campañas electorales, en función de los votos que obtienen, ha ido disminuyendo la representación que tienen en los últimos procesos.
“Con base a una realidad del impacto que puede tener en el funcionamiento de esos organismos políticos, la reducción del financiamiento hacia los partidos políticos debe ser moderada y no de un 50 por ciento de recursos, toda vez que eso lesiona a los participantes de la democracia”, indicó.
Admitió que si bien es cierto, financiar el funcionamiento y las actividades de los diferentes partidos políticos es caro, también lo es necesario, al recibir recursos para actividades ordinarias como en los procesos electorales.
“Sin embargo, con un financiamiento de esta naturaleza, lo que se busca es cerrar la posibilidad de una llegada de dinero no reportado o sucio a los partidos políticos”, apuntó Ruiz Castellot.
Recordó que la idea de las prerrogativas es evitar que en la medida de lo posible el recurso que reciban los partidos sea externo, que de cierta forma provoque dependencia o subordinación a entidades comerciales e incluso, el crimen organizado.
Insistió que la reducción al 50 por ciento de las prerrogativas a partidos políticos es viable a los partidos políticos, pero no en esa medida tan drástica.
Añadió que si bien el monto es elevado, sirve para las operaciones de los partidos políticos, pero en base a su presencia electoral, donde desafortunadamente el que está en el poder recibe más recursos por ese concepto.