Peligran alumnos por barda dañada

Peligran alumnos por barda dañada

Parte de la construcción colapso por rafagas de viento

 

A pesar de que el accidente  se registró  el  pasado  23 de abril,  entre las autoridades educativas, aún  existe el  temor de  otro percance similar, ya que  la estructura no cuenta con los  cimientos adecuados, poniendo en riesgo la integridad de los menores de edad.

 

Bernardo Gallardo/LA RED

Altamira.- Una intensa ráfaga de viento fue suficiente para que parte de la barda perimetral de la primaria “José María Morelos”, se viniera abajo, los hechos  fueron   en el ejido el Repecho.

A pesar de que el accidente  se registró  el  pasado  23 de abril,  entre las autoridades educativas, aún  existe el  temor de  otro percance similar, ya que  la estructura no cuenta con los  cimientos adecuados, poniendo en riesgo la integridad de los menores de edad.

El lugar fue acordonado por Protección Civil, pero los restos de la barda como son pedazos de block, concreto y varilla, se observan en una calle aledaña a la escuela, que tiene una población de 45 estudiantes.

“No tiene cimientos, solamente tiene un cordón de concreto y pues estaba muy frágil, no tenía buenos cimientos y ese fue el motivo para que se cayera, es un riesgo, esta acordonado para que   no jueguen en esta zona”, explicó la Directora de la institución, Eusebia Beatriz  Reyes Hernández.

Recordó que este problema de infraestructura se pudo prevenir, en su momento fue reportado a las autoridades, pasadas administraciones, sin embargo la respuesta no fue favorable, teniendo estas consecuencias.

“Yo en su momento hice una solicitud, gobiernos anteriores, porque yo ya veía fracturada la barda, yo veía  que era inminente el riesgo, que un día se colapsara  y así nos  pasó” mencionó Reyes Hernández.

La directora de la escuela primaria “José María Morelos”, espera que  pronto se pueda construir  una nueva  barda, cumpliendo con las condiciones de calidad y  garantizar la seguridad de los menores.

Otro tema que esperan sea solucionado en el interior del plantel, es el brote y escurrimiento de las aguas residuales, una contaminación  provocada  por el mal funcionamiento de la fosa, una obra que no se concluyó.

“Aquí no terminaron los trabajos, dejaron a medias, la fosa llena debería de estar conectada a otra, pero no es así, por eso  se llenan de manera rápida, quedaron inconclusos esos trabajos”, explicó Eusebia Beatriz Reyes.