Por Ciriaco Navarrete Rodríguez

 

 

Ángela Merkel, Canciller alemana, durante su Visita de Estado a México, frente al Presidente Enrique Peña Nieto, pronunció un lapidario mensaje al señalar que los gobernantes son los responsables (culpables) de la migración de sus gobernados.

Es obvio que se refirió a los países subdesarrollados como México, de los cuales, todos los días emigran miles de personas que huyen de la pobreza y del hambre que padecen por culpa de sus gobernantes que mantienen centralizado el poder público para beneficio de ellos y de sus allegados, que son unos cuantos habitantes privilegiados.

La Canciller de Alemania, fue muy cuidadosa al hacer una referencia específica a los migrantes que huyen de África y Siria, y que por miles, a diario arriban a Europa.

Tampoco hizo referencia al hecho de que, además de Alemania, su tierra natal, que es la primera potencia económica y financiera de Europa, y la tercera del mundo, después de los Estados Unidos y Japón,porque  esos migran también están llegando a Francia, Italia y al Reino Unido de la Gran Bretaña, porque esas naciones europeas son los destinos del Primer Mundo, más preferidos por los migrantes que llegan a Europa.

Esa sentencia que la Canciller de Alemania pronuncio durante su Visita de Estado a México, el sábado 10 de junio del presente año 2017, quedó registrada en una de las páginas de la historia del mundo, como un importante llamado de atención a Presidente Peña Nieto, y también a todos los mandatarios de las naciones latinoamericanas. ¿Lo entendería el Presidente mexicano?

En los hechos, la Canciller de Alemania Ángela Merkel ha demostrado que siempre se deben privilegiar las políticas generosas y humanitarias, que en nada se comparan con los arrebatos del presidente norteamericano Donald Trump,

Sin embargo, también hay que decir que más allá de políticas bondadosas, se requieren acciones de parte de los gobernantes de los países subdesarrollados, para adoptar la democracia verdadera como régimen de gobierno, porque en ninguno de los 183 países subdesarrollados acreditados en la ONU,existe ese régimen de gobierno, y por eso, en esas naciones sólo crece la pobreza.

Lo que también es cierto es que hay personas muy adineradas en los países subdesarrollados, pero son las acaparadoras del poder público y de los dineros del pueblo, y ese acaparamiento los gerentes lo hacen por medio de la recaudación de impuestos, porque hay que saber que el Impuesto al Valor Agregado (IVA), no debiera ser mayor al ocho por ciento, pero en México, los contribuyentes pagados el 16 por ciento.

Además, nos va mucho peor con las elevadísimas tazas de interés que nos cobran las empresas bancarias y comerciales de la Iniciativa Privada,  yademás lo hacen de manera engañosa y perversa, porque usan y abusan de una propaganda atractiva para que las personas necesitadas caigan en sus redes usureras, eso es lo que hacen las abundantes empresas financieras que a diario empobrecen al pueblo de México.

Bienvenida sea, la gran Ángela Merkel, y ojalá que su mensaje sea bien entendido por Enrique Peña Nieto, quien solamente se ha quejado de la negra filosofía del presidente norteamericano Donald Trump, pero no hace ningún esfuerzo para que salgamos de la antidemocracia empobrecedora.