agosto 15, 2022

Productores siguen “sedientos”

Continúa la Incertidumbre en el campo por falta de agua

“Para este sector se requiere de una mayor humedad, estamos hablando de un promedio, aquí en Altamira de 900 milímetros anuales, que es la precipitación que se presenta en Altamira, pero aún no se llega a eso”

Dimas Salazar Rodríguez.

Primer Sindico Municipio de Altamira

 

Bernardo Gallardo / LA RED

ALTAMIRA El panorama aún  es incierto para el campo,  las pocas lluvias que se han presentado en la zona sur de Tamaulipas son insuficientes para atender las necesidades de los productores.

En el caso de los ganaderos se requiere de una  mayor cantidad de agua,  que  presas y los demás vasos de captación retomen los niveles, especialmente en las comunidades del norte del municipio,  los más afectados por la sequía.

“Para este sector se requiere de una mayor humedad, estamos hablando de un promedio, aquí en Altamira de 900 milímetros anuales, que es la precipitación que se presenta en Altamira, pero aún no se llega a eso”, informó Dimas Salazar Rodríguez.

Gonzalo Rodríguez García,  especialista en el área,  recordó que esta crisis se viene registrando  desde hace varios años, con un clima cada vez más impredecible, perjudicando  las actividades vinculadas al sector rural.

“Siempre será bueno que llueva, sobre todo cuando tenemos una crisis, tenemos más de dos o tres años que no llueve de manera constante como normalmente se requiere, el agua es vital”, mencionó Gonzalo Rodríguez.

Otro impacto negativo, es el incremento  en los costos de producción con el acarreo del agua,  garantizar la alimentación de los animales, incluso la renta de equipo,  un esfuerzo necesario para evitar  pérdidas.

Gonzalo Rodríguez, recordó que también se requiere que los  ríos y lagunas de otras zonas del estado aumenten su captación, para que  todo el excedente  empiece a fluir para las regiones afectadas.

“En que beneficia lo registrado hasta estos momento, pues en un porcentaje regular, nos falta mucho, las tierras están muy secas, la gente sufre por las posibles plagas que se pudieran generar”, manifestó.

Otro aspecto que se debe de tomar en cuenta,  es la siembra de aproximadamente 40 mil hectáreas del frijol soya, tierras que ya se encuentran listas, pero  con la incertidumbre que genera las condiciones climatológicas.