PUNTO POR PUNTO – Aduana, motor de desarrollo

PUNTO POR PUNTO – Aduana, motor de desarrollo

Raúl Hernández Moreno

En el trienio de Daniel Peña, 2005-2007, cuando el turismo texano empezaba  a escasear en Nuevo Laredo y los comerciantes del sector centro demandaban apoyo para reactivar esa zona,  el entonces alcalde les  recomendó cambiar de giro a quienes estaban enfocados a la venta de artesanías nacionales.

Palabras más, palabras menos, les dijo que el comercio de artesanías  tendía a desaparecer. Y en efecto, con el tiempo se confirmó el dicho de  Daniel Peña hoy son raras las casas que  ofertan artesanías, cuando antes había docenas. Pero además se acabó el turismo texano, desde los que venían en plan de divertirse, los que venía a consultas médicas, los que  visitaban restaurantes.

Décadas  atrás, el comercio de artesanías  vivió sus momentos de jauja y recibía a visitantes como la señora Lady Bird Johnson, esposa del presidente estadounidense Lyndon B. Johnson aquí en Nuevo Laredo, en una casa de artesanías,  se construyó un altar que uso el Papa Juan Pablo II cuando  visitó San Antonio, Texas, en 1986.

El comercio de artesanías  nacionales era una chulada. En una misma tienda se podía adquirir  barro negro de Oaxaca, alebrijes de Guerrero,  dulces regionales traídos de Puebla y Guanajuato,  vasijas de cobre de Michoacán. Los texanos se iban encantados, sin importarles haber pagado el doble o el triple del precio original en que se vendían los productos en los  estados donde se producían.

Se acabó el negocio de las artesanías y se acabaron centenas de  fuentes de empleo, pues la mayoría de los comerciantes no quiso  cambiar de giro,  convencidos de que si durante 20, 30 o 40 años les  había ido bien, tenía que seguir yéndoles  bien.

En 1997, cuando Antonio Sánchez Gochicoa aspiraba a ser candidato del PRI a la gubernatura,  manejó el discurso de que Nuevo Laredo tenía que  hacerse a la idea de que la aduana  tarde o temprano se acabaría y ponía como ejemplo   ciudades europeas donde con los tratados comerciales, se acabaron los aranceles, las mercancías entraban y salían sin dificultades y las aduanas desaparecieron.

El vaticinó de Sánchez Gochicoa, a diferencia del de Daniel Peña, no se cumplió y 20 años después el comercio internacional crece cada año en la zona de los dos Laredos.

La aduana sigue siendo la principal apuesta de  Nuevo Laredo, junto con la industria maquiladora. No se han ampliado los  campos de acción.

Seguir apostándole todo a la aduana, se justifica, porque ha  sido el motor del desarrollo de Nuevo Laredo durante décadas, pero no estaría  mal  diversificar la economía, como lo hacen los primos laredenses que alientan el comercio con decenas de  plazas comerciales, que promueven  conciertos musicales,  atraen toda clase de  restaurantes, que la apuestan a la educación  universitaria y con ello atraen a cientos de estudiantes extranjeros y un largo etcétera.

Que bueno que la aduana siga siendo el motor del desarrollo y que aparentemente pueda serlo por mucho tiempo más, pero ¿y si se acaba?

García Marín y su permanencia en la CNOP

Hace casi un mes,  el 15 de febrero, la mayor parte de los secretarios  generales integrados a la CNOP,  tomaron el acuerdo de firmar un documento en el que exigen a sus  dirigentes estatales y nacionales, que se permita que Benjamín García Marín permanezca al  frente del sector hasta el 2019.

Para ello establecen que es la asamblea  quien debe decidir el destino del sector y ellos quieren a Benjamín como dirigente. Setenta secretarios generales avalan este acuerdo

La noticia, por supuesto, no  gustó a los disidentes,  pues los hay,  dentro y fuera de la CNOP, pues  hasta los que no pertenecen o no  participan, se sienten con derecho de intervenir.

El paso de García Marín al frente de la  CNOP no ha sido fácil. Desde que llegó a la dirigencia,  a mediados del 2010, desde la capital  del país y del estado se quiso s imponer a Feliciano Guerra. La militancia se opuso y logró que desistiera nada menos que el gobernador Eugenio Hernández y el senador Manlio Fabio Beltrones. No pudieron con  la militancia.

En octubre de 2014,  hubo otro intento por  hacerlo a un lado y se propuso como su sustituto a Luis Castillo.  Los secretarios generales  nuevamente cerraron filas con García Marín y se dio marcha atrás al movimiento.

En agosto de 2016 hubo un tercer intento de quitarlo. De la dirigencia estatal  vino un enviado que en conferencia de prensa “desconoció” a García Marín,  pero la militancia cenopista se opuso y se volvió a dar marcha atrás.

Las críticas  en contra de García Marín están a la orden del día y el principal señalamiento  que le  hacen es que en la última elección  traicionó al PRI promoviendo el voto a favor del PAN y que por eso se perdió,  argumento endeble pues la CNOP no es el PRI,  hay otros sectores y organizaciones, además de que el PRI sigue conservando su voto duro de las últimas  cuatro elecciones. No se ha producido una caída drástica de su voto y por el contrario en el 2016 se mejoraron  ligeramente las cifras del 2015 y 2013.  Estadísticamente, el PRI  tuvo mejor candidato en el 2016 con Héctor Canales, que en el 2015 con Yahleel Abdala. Si  esta ganó fue porque tuvo una  rival débil que no convenció en  campaña.

Llama la atención  que García Marín quiera seguir al frente de la CNOP en los  tiempos actuales, en los que a falta de apoyo gubernamental, de los bolsillos  de los militantes tienen que salir los  gastos  para el pago de servicios de las instalaciones del sector. Es esta  razón, quizá, por la cual los secretarios generales se aferran a su líder. Lo ven compartir las desgracias,  los golpes  bajos, los pronósticos  fallidos. Cualquier otro ya  hubiera  saltado del barco.

La  realidad es que el día que García Marín sea relevado de la CNOP le harán  un favor, pues tendrá una preocupación  menos en su vida. No sabemos cuánto tiempo más  va a pasar para que lo  cambien, por lo pronto la militancia activa lo quiere como dirigente, para disgusto de sus  opositores, entre ellos la diputada federal Yahleel Abdala que ingenuamente comenta que quienes  respaldan a García Marín son los mismos  de la CNOP y así qué chiste. ¿Entonces son los extraterrestres quienes deben apoyarlo?

Para que Usted pueda copiar este material deberá contar con previa autorización de Grupo La Red de Altamira, por lo tanto queda prohibida la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos, por lo contrario, se llevaran a cabo las acciones legales correspondientes. Si está interesado en el uso de este contenido por favor póngase en contacto con el area de ventas al +52 833 162 1740. Muchas gracias