PUNTO POR PUNTO – Deudas eternas

PUNTO POR PUNTO – Deudas eternas

PERIÓDICO LA RED DE ALTAMIRA  #Opinión

Raúl Hernández Moreno

El gerente general de Comapa, Rodolfo González, dio a conocer que hay más de 12 mil cuentas por cobrar, de las cuales 7 mil 826 no han pagado  un solo centavo desde hace 6 a 28 años.

Hay, también, 3 mil 299 cuentas en las que los usuarios firmaron convenios para regularizarse, pero nunca dieron un solo pago, en tanto que hay mil 067 que  firmaron convenios, pero estos se vencieron.

En cambio, en el primer semestre del año se han acercado mil 378 usuarios que firmaron convenios para regularizarse y esto ha permitido  recaudar 6 millones 470 mil pesos.

Esto de las cuentas  vencidas en Comapa, es un problema de toda la vida. Ciertamente hay usuarios sinvergüenzas que no pagan y se  valen de  contactos para tener servicio en sus casas y negocios  todo el año, sin que nadie los  moleste. Sin embargo,  abundan casas y comercios que están deshabitadas y son un problema para el propietario, pues si cancelan el contrato y al cabo de algunos meses deciden volver a darse de alta, la Comapa les cobra  varios miles de pesos.

En los casos en los que se mantiene activo el contrato, pero no se usa el servicio,  se llega al absurdo de que la empresa les cobra varios cientos de pesos al mes. Esto también lo hace la CFE, pero un recibo bimestral en una propiedad no habitada  llega  por no más de 40 pesos,  casi nada en comparación con lo que cobra Comapa, por un  servicio no otorgado.

Este es un tema  que valdría la pena revisarse y que la empresa cobre una cuota mínima para los que tienen  casas y negocios deshabitados, pero que sea una  cuota muy simbólica,  de  una o dos horas de salario mínimo. Esto permitiría que los usuarios fueran más cumplidos en el pago de los recibos de esas propiedades deshabitadas y la Comapa tendría un padrón más actualizado.

No se trata de un tema nuevo, se ha venido planteado desde hace 15 años, o más, pero  hasta ahora no se le ha dado solución y por eso sigue siendo grande el número de usuarios que no pagan sus recibos de agua, entre los que hay miles que no viven en Nuevo Laredo y otros que de plano, murieron.

Una  casa  deshabitada en la que el dueño no ha pagado en 28 años,  puede deber por agua más que el valor comercial de la propiedad, porque a la deuda de  cada mes, se le agregan  recargos, reconexión y al final hay una deuda millonaria,  lo cual resulta absurdo. Ahora que si se trata de una casa  habitada, que mal que durante 28 años se le haya tenido tolerancia al propietario y se le haya permitido  disfrutar  gratuitamente por el servicio de  agua y drenaje.

En empresas como Telmex, CFE o la Compañía de Gas, el porcentaje de usuarios con  recibos vencido, es reducido, de  menos de un digito, porque se tiene  mayor cuidado en el cobro. Y cuando el  usuario no paga, el servicio se suspende y la  deuda se congela, no puede crecer en tanto no se le  presta el servicio, lo que si sucede en Comapa con  estas propiedades  deshabitadas, de las cuales hay miles en Nuevo Laredo.