agosto 10, 2022

PUNTO POR PUNTO – Trabajo en unidad

Raúl Hernández Moreno

 

En las próximas semanas, en marzo, Laredo, Texas estrenará un outlet con 80 tiendas,  que estará cruzando el puente I, donde antiguamente se ubicó el Mall del Río.

En el outlet se invierten 80 millones de dólares. Adicionalmente el gobierno municipal ha estado realizando una serie de obras en el primer cuadro de la ciudad, con nuevas instalaciones eléctricas, de agua y luz; se han mejorado banquetas, alumbrado público. La apuesta es oxigenar y revivir toda esta zona, donde hasta antes de los años noventa, del siglo pasado, el movimiento peatonal y vehicular era intenso.

El nuevo mall ya le está pegando al Mall del Norte. Negocios como Aeropostale y  The Limited han cerrado sus sucursales en el Mall del Norte para irse al nuevo mall. Otras tiendas como H y M, que recién abrió en el Mall del Norte, tendrá una nueva sucursal en  el outlet.

Hace tres años, el entonces Mayor de Laredo, Raúl Salinas, vendía a los outlet como un detonante del centro de la ciudad. Claro, eran tiempos en que el dólar se cotizaba a menos de 13 pesos y ni por asomo alguien se imaginaba que Donald Trump llegaría a la presidencia de los Estados Unidos y enardecería al mundo entero.

Con la abrupta devaluación del peso en los últimos 18 meses, el dólar se convirtió en una mercancía de lujo para muchos mexicanos, porque casi todos siguen ganando lo mismo que hace tres años, que hace 5 años, con raras excepciones, resultado de que la inflación en México  no ha pasa de 4 por ciento  por año.

Hoy,  con el dólar caro y la amenaza Trump, se ha reducido el número de compradores mexicanos en la frontera sur de los Estados Unidos y los outlet que hace algunos años pintaban como el gran negocio, ahora las expectativas han cambiado, por cada vez son menos los compradores mexicanos.

Lo vimos en el viernes negro, lo vimos en diciembre, cada vez son memos los compradores mexicanos y los que van compran memos que antes.

La crisis económica golpea a los mexicanos y por ende afecta  al comercio estadounidense  que colinda con nuestro país. Para colmo, el discurso golpeador del señor Trump lejos de  infundir confianza, infunde miedo. Así menos  ganas dan de ir al otro lado.

El gobierno laredense está preocupado por esto de la crisis en el lado mexicano, porque saben que en un buen porcentaje dependen de los negocios que realizan con los mexicanos.

Además de los 80 millones en los outlet, invierten 89 en la remodelación de los dos puentes y proyectan invertir otros 160 en ampliar el puente III,  pero de prolongarse la crisis económica en México, para ellos la recuperación será más lenta. De ahí su interés en trabajar de manera cordial y amistosa con Nuevo Laredo y con México.

Hace apenas unos días, el congresista Henry Cuéllar se entrevistó con el líder de la bancada priista en el Congreso, César Camacho Quiroz y con el empresario  Carlos Slim para  reiterar su mejor disposición de colaborar con México en todo lo que este a su alcance.