Por Juan R de las Sota

 

En Tamaulipas y en otros estados del País, hay personas que practican la política para servir a la gente y existen otras que la ejercen para hacer negocio y enriquecerse, tal es el caso del diputado local del Partido Verde Ecologista de México, Humberto Rangel Vallejo, quien ante su ambición de poder político y económico, viola los principios y estatutos de su partido, al actuar como “servil” o “palero” de la Fracción Parlamentaria del PAN en el Congreso del Estado.

El legislador es un viejo aficionado a practicar la deslealtad, la traición, el entreguismo y a morder la mano de  los dirigentes de su partido que le otorgaron su confianza y le dieron fuerza y poder, al concederle un puesto legislativo plurinominal y a través del cual debería servir a la población y no a intereses políticos personales o partidistas, como lo viene haciendo.

Sus acciones traidoras son conocidas, pues la realizó en diversos puestos públicos, al ser “pelero” y “servil” del PRI cuando estuvo en el poder, lo que demuestra que a este legislador no le interesa trabajar para resolver las demandas del pueblo ni proteger los intereses de su partido ni de la sociedad, sino hacer negocio a través de la representación popular que el ciudadano le concedió.

Al diputado Rangel Vallejo, lo acusa el ex legislador Alejandro Ceniceros,  de actuar como “palero” del PAN en el Congreso de Tamaulipas y si quiere defender su honra debería salir a dar la cara para evitar mayor negativa imagen a su partido.

El  ex diputado del PT, Alejandro Ceniceros Martínez; del PRD, Jorge Valdez,  Jesús González Macías y Patricio King, del PVEM,  entre otros ex legisladores que han representado a partidos de oposición en el Congreso, en algunas ocasiones evidenciaron la misma práctica que Humberto Rangel, con la diferencia que estos sí le despistaron.

El diputado Vallejo, forma parte de una pandilla encabezada por el delegado federal de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Jesús González Macías  y dueño del PVEM en Tamaulipas,  quienes  han tenido la audacia y la suerte de sobrevivir y hacer fortuna con las siglas  de este instituto político, pues se han rolado la diputación local y los puestos de mando en este partido.

Jesús González Macías, fue diputado local, concedió la legislatura plurinominal a Rangel Vallejo y también a Patricio King López.

Y bien dicen que el poder enferma, trastorna y cambia a las personas y el conflicto surgió entre estos políticos por la disputa del espacio legislativo y tanto es la molestia y el conflicto entre el Diputado Vallejo y el funcionario federal González Macías, por la disputa de poder que hasta los golpes estuvieron a punto de llegar.

Resulta que el delgado Macías, exigió a Vallejo, renunciar a la diputación aunos días de que tomó posición como legislador de la Sexagésima Tercera Legislatura de Tamaulipas, para colocar a su amigo Marcelino Cisneros Ramírez, ex regidor del Ayuntamiento de Tampico, en el periodo 2011-2013.

A lo anterior, obviamente que el legislador y empresario de telefonía, oriundo del municipio de El Mante, Humberto Rangel, no accedió, lo que provocó la ruptura y división de la pandilla,  lo cual no generó que este diputado se declarara independiente, sino motivó su traición y deslealtad  al PVEM y al reducido grupo de militantes que  conforman este instituto.

El legislador Vallejo, fue astuto y quienes pensaban arrebatarle  la diputación no lograron su objetivo, pues no ha solicitado licencia para separas del cargo, bajo la promesa de gestionarle un puesto en el servicio público o partidista y qué bueno que no lo hizo, ya que se hubiera quedado desempleado.

Ante tal división, el Partido Verde Ecologista de México, es otro de los partidos que irá a la tumba política, porque difícilmente este y el PAN jugarán en alianza, mientras que el PRI,  seguramente lo desechará por traidor e improductivo.

El líder nacional del Partido Verde, tendrá que poner orden entre estos ambiciosos políticos que se disputan los pocos espacios o concesiones de representación popular que le otorgan a este instituto político, sino desea que el pleito llegue a mayores, pues el Diputado Vallejo no aguantará que le hagan montón.