RESEÑA POLÍTICA – Incomodidades del ex priista López Obrador

RESEÑA POLÍTICA – Incomodidades del ex priista López Obrador

Por: Juan R. de la Sota

En graves aprietos políticos y electorales se encuentran los altos mandos del PRI y el PAN, debido a la alza de simpatías e incremento de popularidad del ex priista y ex jefe del Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, quien tiene muchas posibilidades de ganar y con gran diferencia de votación la Presidencia de la República.Esto trae bastante preocupados y nerviosos a los líderes del PRI y el PAN, Enrique Ochoa Reza y Ricardo Anaya Cortés, respectivamente, pues sienten que no volverán a mandar en “Los Pinos”, al notar que el político tabasqueño López Obrador, les gana terreno y que el poder popular puede convertirlo en el próximo titular del Poder Ejecutivo Federal.

Los funcionarios y ex funcionarios del PRI, PAN, PRD, MORENA y de otros partidistas políticos de todos los niveles gubernamentales han cometido muchos errores y agravios contra el pueblo, pues han utilizado el poder público a su conveniencia y olvidado las verdaderas causas de atender las necesidades y demandas de los ciudadanos y ya no hallan a quien elegir para que los representen en el Gobierno.

El señor Andrés Manuel López Obrador, no es una perita en dulce, un santo, un sabelotodo, ni tampoco será el salvador de los mexicanos ni el que venga a resolver los grandes problemas nacionales; es un político como muchos, como esos que prometen y prometen y al final de cuentas le sobran argumentos para no atender los compromisos contraídos con su pueblo.

Por si no lo sabe, López Obrador, se afilió al PRI en 1970 y en 1988 se sumó al grupo de militantes del PRI autodenominado Corriente Democrática, encabezado Cuauhtémoc Cárdenas, quienes junto con Porfirio Muñoz Ledo, fueron echados del instituto político tricolor.

Según se salieron del PRI, ya que este cambió de ser un partido de izquierda a uno de derecha, pero otros afirman que al tabasqueño lo corrieron por inútil, conflictivo, extremista y su terquedad a ser el candidato a Gobernador de Tabasco, finalmente lo fue, pero por el Frente Democrático Nacional, perdiendo la elección y argumentando, como siempre, ser víctima de un fraude.

Dentro de su carrera política, el politólogo Andrés Manuel López Obrador, se ha desempeñado como presidente estatal del PRI en Tabasco, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, líder nacional del PRD, candidato a la Presidencia de México por la Coalición Por el Bien de Todos en las elecciones federales de 2006 y por la Coalición Movimiento Progresista en las elecciones de 2012.

Si gana el poder federal, que no le quede duda, expresará su rencor y aterrizará su sed de venganza, llevando a la cárcel a varios políticos, empresarios, líderes y todo aquel que le ha puesto piedritas en su carrera a la Presidencia y al que considere un estorbo, obstáculo y elemento nocivo para su gobierno.

Cambiaría totalmente su forma de hacer política, crearía e impondría nuevas leyes a su conveniencia, pero estaría difícil que resuelva los altos índices de pobreza y marginación, la gran inseguridad pública, corrupción e impunidad y mucho menos el abuso de poder, porque los fuertes intereses, no lo dejarían gobernar sólo.

Tendría conflictos internacionales, esto si mantiene su política de izquierda y autoritaria. Por cierto los cuatro partidos de izquierda existentes en la política mexicana (PRD, MORENA, Movimiento Ciudadano y PT), son considerados los más antidemocráticos internamente.

Quienes mandan en el PRI y el PAN, lo que tienen que hacer de inmediato es ponerse a trabajar y en serio a favor de la gante, es un poco tarde, pero podrían emparejar y hasta rebasar, aunque se ve muy difícil, la gran ventaja que en el terreno político-electoral les lleva el político tabasqueño.

López Obrador, con mentiras, falsas promesas, acusaciones infundadas contra funcionarios y ex funcionarios, marchas de protesta contra los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, ha ganado simpatizantes y si el PRI y el PAN, no se ponen a trabajar en bien de la sociedad y lanzan a la competencia electoral candidatos del agrado de los electores tendrán que olvidarse de ganar “Los Pinos” y aguantar el mandato del tabasqueño.

El PEJE tiene varios años en campaña y el PRI y el PAN, aún no tienen ni precandidato, por lo que me atrevo a comentar que si en estos momentos fueran las elecciones, así se unan el PRI y el PAN batallarían para superar la popularidad de López Obrador.

Repito, no es que López Obrador, sea el político adecuado para resolver las adversidades que enfrenta el país, sino existe hartazgo de la gente, por el incumplimiento de sus gobernantes y esto la ha orillado a buscar otras opciones, poniendo el ojo en el tabasqueño, quien por cierto es más de lo mismo.

El PRI y el PAN cuentan con una buena cantera de militantes y pueden sacar un político que podría dar la guerra y ganarle a Andrés Manuel, el cual no es el político adecuada para dirigir los destinos del país, sin embargo, el electorado tiene absoluta libertad de elegir como Presidente de México al político que lo convenza y convenga.

Juzgue usted, a la precampaña política de López Obrador, se sumaron, con su autorización, gente de otros partidos y en mi opinión esto es más de lo mismo, como ha sido la frase primordial del tabasqueño.