Responsable de arrollar a ancianita pide el perdón para salir en libertad

FAMILIARES DE ASUNCIÓN EXIGEN JUSTICIA

Asunción Reyes Castillo fue brutalmente atropellada por una conductora que manejaba a exceso de velocidad y con el celular en mano, hoy la infortunada mujer de 93 años de edad ha perdido la memoria a causa de un coagulo en la cabeza.

ESPECIAL / LA RED DE ALTAMIRA

ALTAMIRA.- Asunción Reyes Castillo fue brutalmente atropellada por una conductora que manejaba a exceso de velocidad y con el celular en mano, hoy la infortunada mujer de 93 años de edad ha perdido la memoria a causa de un coagulo en la cabeza, mientras que sus familiares han pasado un calvario frente a las autoridades del hospital y de la Fiscalía de Tamaulipas.

Esta mañana de miércoles, Yuliana Rodríguez Castillo, nieta de la mujer, acudió ante la sede de la Fiscalía en el sector La Pedrera, para dar una entrevista ante los medios de comunicación y exigir a las autoridades correspondientes que se haga un lado el burocratismo y los intereses políticos para que la responsable del accidente responda con los gastos médicos de la mujer afectada.

Narro que la señora Asunción iba a pasar la calle y el carro venia lejos pero repentinamente de la nada ya había atropellado a su abuelita, destacando que Guadalupe “N”, la mujer responsable no pudo controlar la situación, pues conducía a exceso de velocidad y viendo el teléfono, le pega y sale volando por el aire, se impacta contra el poste y queda tirada ya con un estado crítico, siendo trasladada de emergencia.

Por otro lado, al momento de su detención, Guadalupe amenaza con quedar libre por sus influencias en el municipio, señalando que su tía es la esposa de Armando Martínez, pero lo cierto y comprobado es que su esposo es funcionario público, por lo que temen que el hecho quede en la impunidad y la responsable evada su responsabilidad en los gastos médicos, pues además el automóvil no contaba con seguro.

Añadió que los familiares, entre ellos el padre de la implicada, acudieron el lunes para ofrecer su apoyo y pedir el perdón para que su hija pueda salir libre, sin embargo, han pasado tres días y perdieron todo contacto con ellos, la abuelita está internada en terapia intensiva del hospital Torre Cantú donde la atención es de dudosa reputación, pues asegura que no tienen internet ni impresora, siendo que pidieron les enviaran por correo el tac que se le realizo a la mujer, por lo que tras insistir les pidieron que lo imprimieran por su cuenta y fue así como se pudo saber que Asunción tiene un coagulo en el cerebro.

La abuelita de Yuliana gozaba de buena salud, a sus 93 años reconocía a todos sus vecinos y no tenía dificultad motriz, sin embargo, tras el accidente ha comenzado a perder la memoria, ya no reconoce a sus familiares, fue operada del brazo pero por el coagulo necesita una operación urgente y en el Torre Cantú no hay neurólogo, por lo que amerita ser trasladada a un hospital particular, desafortunadamente su familia no cuenta con los recursos, por lo que temen que pierda la vida de no recibir el tratamiento médico.