Obispos fronterizos de México y EU lo rechazan y dicen no al muro de la vergüenza

“Esta son acciones antiinmigrante, neo-nacistas, oporofóbicas y xenofóbicas, todas ellas impactan directamente en la vida de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, causan desintegración familiar por las redadas y deportaciones masivas”.

 Primitivo López / Adrián López García / LA RED DE ALTAMIRA

NUEVO LAREDO.- Los Obispos católicos fronterizos de México y los Estados así como la Pastoral Migratoria y Casa del Migrante Nazareth demandaron hoy aquí al Presidente Donald Trump la no suspensión del programa DAC así como la aplicación de la mano dura hacia los migrantes refugiados.

El pronunciamiento se dio en el marco de los festejos de la Semana del Migrante, desde el monumento a Cristóbal Colón, a corta distancia de la Catedral del Espíritu Santo.

“Esta son acciones antiinmigrante, neo-nacistas, oporofóbicas (significa odio, miedo, repugnancia u hostilidad ante el pobre, el que no tiene recursos o el que está desamparado) y xenofóbicas, todas ellas impactan directamente en la vida de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, causan desintegración familiar por las redadas y deportaciones masivas”.

Y exclamaron:

¡No al muro de la vergüenza!

“Como Iglesia católica condenamos las violaciones y abusos de los derechos contra los migrantes y refugiados. Como Iglesia católica condenamos las violaciones y abusos de los derechos humanos en contra de los migrantes y refugiados”, ratificaron los prelados.

Allí el sacerdote Giovanni Bizzotto, Director de la Casa del migrante Nazareth, dio lectura a la “Declaración de los Migrantes”, en donde destacó que “ alzamos la voz en Defensa y Tutela de los Derechos y Dignidad de las niñas, niños y adolescentes para garantizar el derecho a la ciudadanía plena, independientemente del estatus de la situación migratoria”.

Además expusieron dos demandas a los tres niveles de gobierno un esfuerzo más efectivo en los programas de apoyo a los migrantes y repatriados”

a.- Que se hagan efectivo los programas de apoyo a los repatriados como “Somos Mexicanos” y los enlaces estatales de apoyo al paisano, porque beneficien de una manera efectiva y eficiente los servicios y la ayuda.

b.- Pedimos a las autoridades que sigan con los esfuerzos de garantizar seguridad para quienes migran. Nuestros migrantes siguen siendo víctimas de extorsiones, abusos y violaciones. Esto es inaceptable y exigimos más protecciones en los lugares y corredores donde ellos se mueven.

Allí mismo se guardó un minuto de silencio por los miles de migrantes que han  perdido la vida en su intentó de lograr una mejor condición de vida.

Posteriormente se realizó la “Marcha del Silencio” desde el monumento a Cristóbal Colón hasta la Catedral del Espíritu Santo en donde Monseñor Enrique Sánchez Martínez ofició la Misa Dominical y oró los por migrantes.

REUNIÓN DE OBISPOS EN SAN ANTONIO, TEXAS

En entrevista, Monseñor Enrique Martínez Sánchez dijo que en la reunión de Obispos fronterizos, realizado en Piedras Negras, Coahuila, no sólo se analizaron los efectos de las redadas de indocumentados en los Estados Unidos sino también el muro fronterizo, la Ley texana SB4, por le momento suspendida, y la más reciente cancelación del programa DACA que afecta a casi un millón de jóvenes “soñadores”, de los cuales el 80 por ciento son de México.

Adelantó que la próxima reunión de Obispos, será en San Antonio, Texas, en febrero de 2018.

También informó que se hacen los preparativos para la visita que hará a la Diócesis de Nuevo Laredo, el 6 y 7 de noviembre próximo, el Nuncio Papal Franco Coppola.