A 34 años de la injusta detención de “La Quina”

EN ESE TIEMPO HABÍA EN LAS CUENTAS DEL SINDICATO PETROLERO 2.5 BILLONES DE PESOS Y NO SE SABE DÓNDE QUEDARON

El ex presidente Carlos Salinas de Gortari fabricó delitos al ex dirigente petrolero para evitar una huelga, esto debido que pretendía privatizar Pemex

ISAAC MOLINA ZAPATA / LA RED DE ALTAMIRA

MADERO.- A 34 años de que el expresidente Carlos Salinas de Gortari urdiera un plan para “tumbar” de la Sección Uno del sindicato petrolero y después enviar a la cárcel a Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, no se ha hecho justicia y la herida sigue abierta ante tan aberrante injusticia.

Joaquín Hernández Correa, uno de los hijos de este gran personaje, rememoró aquel 10 de enero de 1989 en que sucedieron los hechos: “Primero que nada quiero decirte que la denominación Quinazo en lo personal no me agrada, yo sé que la gente refiere de esa manera el 10 de enero por lo que le hicieron a mi padre”.

Añadió que a 34 años de una lucha incansable, “mi padre era una hombre adelantado a los tiempos que planeó cómo desarrollar el progreso de la ciudad, no solamente Madero, sino también Tampico, Altamira y muchas parte del país”.

“Joaco” indicó que el STPRM era un sindicato que se esforzaba por darle de comer a la gente, comida barata, una buena vivienda, que tuviera empleo, que tuviera un buen hospital para ser atendidos, “incluso mi padre pagaba aviones para que llevaran a la gente a Houston para ser atendidos allá, gente que no tenía ni un centavo para pensar en un hospital de esa calidad”.

Destacó que la Sección Uno era un gremio con un desarrollo económico tremendo, ya que tenía a nivel nacional más de 2.5 billones de pesos y que finalmente no se sabe dónde quedaron.

Recordó que Carlos Salinas de Gortari con la idea privatizadora de separar a Petróleos Mexicanos en filiales decidió privatizarlo “y cuando se enteró mi padre le dijo que si él llevaba a cabo esa privatización se iban a ir a la huelga y eso Salinas lo tomó como una amenaza, como una cuestión irreverente de mi padre; y bueno le inventaron el famoso muerto, lo del contrabando de armas, la circunstancia del acopio y la resistencia a particulares, un famoso muerto que no se vio en las actas. Pero afortunadamente el notario Guadalupe González Galván levantó el acta y dio fe que no había ni un cadáver y que las armas las habían metido los soldados”.

Hernández Correa refirió que todo esto se dio en consecuencia para que Pemex fuera manejado de la forma en que Salinas quiso, y a partir de ahí se ha manejado con corrupción, después con Zedillo, con Fox, y la empresa ha sido manipulada de tal manera que no hay inversión y que los recursos que se puedan dar para mantenimiento preventivo y correctivo y preventivo no están presentes y finalmente ahí están las consecuencias: las fugas, los flamazos, las explosiones, los incendios que se han dado en sus instalaciones y ductos, y que han acarreado muchos muertos. Se descuidaron las instalaciones de las refinerías de todo el país.

“Y este gobierno actualmente está por la misma tesitura, y te lo digo porque cuando Andrés Manuel quedó como presidente cuando viajó a Tamaulipas en diciembre del 2018, prometió cuatro mil millones de pesos que nunca llegaron, y que la empresa está batallando sin tener su nivel de refinación como antes lo tenía, parchada, los trabajadores sufriendo por no tener un accidente que les pueda causar la muerte”, resaltó.

El hijo de La Quina mencionó que a 34 años en el sindicato ya no hay líderes que ayuden a los trabajadores, “desde que mi padre dejó ese lugar, no ha habido quién le llegue ni a los talones, la mayoría de los que han llegado lo han hecho para enriquecerse y ahí está la prueba Esdras Romero Vega y a nivel nacional Carlos Romero Deschamps cuya fortuna amasada a lo largo de su cacicazgo es incalculable”.

Aclaró que en su momento fue Sebastián Guzmán Cabrera quien fue impuesto por Salinas, ya después por enfermedad entró Carlos Romero, quien se congració con todos los presidentes.

“Este hombre (Romero Deschamps) que está plagado de corrupción, que finalmente se dijo que aportó dinero para la campaña de López Obrador y por eso no lo tocan, nada más lo jubilaron y ahí sigue el señor medrando, sigue manejando detrás de telones el sindicato petrolero”, enfatizó.

Por último, “Joaco” sostuvo que nunca se hizo justicia, “lo único que se logró fue que saliera de la cárcel. Pero actualmente mi padre sigue presente en la memoria de la gente que ayudó en aquellos años, que fue mucha, hay nuevas generaciones que no conocen la historia de mi padre, yo los invitaría a que investigaran, a que leyeran para que sepan quién fue Joaquín Hernández Galicia, pero repito, la historia pone a cada quien en su lugar y la historia marca quién traicionó al sindicato y a México como lo hizo Carlos Salinas de Gortari”.