Buscan acabar con “pinteros” mediante tecnología

PILAR DANTÉS / LA RED DE ALTAMIRA

TAMPICO.- Para prevenir que “se hagan la pinta”, personal administrativo de la Escuela Secundaria General No.8 “Rigoberto Castillo Mireles” implementó una base de datos para registrar las asistencias y faltas de los estudiantes, aunque aclaran que el problema en el plantel no ha llegado a ser grave.

El director Roberto Pérez Villalobos, explicó que como parte de las actividades preventivas que se llevan a cabo al interior del centro educativo, han implementado este tipo de estrategias para saber cuántos alumnos faltaron a clases, además de tenerlos plenamente identificados.

“Un escáner digital, el alumno entra con su credencial que es de plástico y trae un código QR, lo pasa al escáner y registra su asistencia, así nos damos cuenta qué alumno entró”, explica el directivo.

Agregó que la escuela busca innovar para tener en orden este tipo de datos, a fin de mantener informados a los padres de familia con respecto a las inasistencias de sus hijos, sin margen de error.

Pérez Villalobos dijo que actualmente es solo una base de datos interna, sin embargo, manifestó que lo que se pretende es impulsar este trabajo, de manera que los padres o tutores tengan conocimiento en tiempo real de la inasistencia del muchacho, en caso de que haya salido de casa y no haya llegado a la escuela.

“Lo seguimos haciendo porque nos da la asistencia, estamos buscando la forma de poder publicar esa misma lista en la página de la escuela para que vean si entró o no a la escuela su hijo”.

La secundaria Rigoberto Castillo Mireles, que se ubica en Tancol, es una de las más pobladas con un padrón de 800 alumnos que activamente, se reincorporaron a las clases este lunes 9 de enero.