Ramón Mendoza S / LA RED DE ALTAMIRA

TAMAULIPAS.- Aun cuando México cubre con la producción nacional, prácticamente la totalidad de la demanda del maíz blanco, existe un riesgo latente que en Tamaulipas el escenario virtual de producción se deslome por la falta de apoyos.

A este cultivo se agregaría el de sorgo y trigo ya que todo indica que no habrá subsidios y estos los cambiaría la Federación por créditos a productores del campo.

El maíz es el principal grano forrajero cosechado en el mundo, en la actualidad parte de la oferta del producto también se dedica a la producción de biocombustibles, principalmente de etanol.

La demanda de maíz determinada por el consumo humano y la producción de biocombustibles, junto con la existencia de inventarios, reflejan sus precios con el común denominador de la volatilidad en los últimos años, y los sembradíos de temporada como lo son el sorgo y el maíz están peligrando en Tamaulipas.

Lo anterior lo mencionó el secretario de Agricultura en el estado, Ariel Longoria García, quien destacó que hasta el año pasado existía un subsidio donde el 50 por ciento lo ponía el Gobierno Federal y el otro 50 el productor, sin embargo dijo que todo indica que ahora serán créditos para que los agricultores siembren sus parcelas.

Afirmó que Tamaulipas es de los estados con mejor organización en el tema de la producción agrícola, ya que al contar con una agricultura por contrato se le da una certidumbre al productor en cuanto a la venta de su producto.

Longoria García señaló que por esta incertidumbre que ha creado la Federación, hay en actualidad un 30 por ciento de las tierras sin trabajo alguno para las cosechas de temporada y refirió que eso es preocupante.

Agregó que aproximadamente en otoño-invierno se siembran en Tamaulipas 650 hectáreas de sorgo y 100 de maíz, pero por la situación actual es probable que el citado porcentaje se quede sin sembrar y con el tiempo estas tierras se conviertan en monte.