septiembre 29, 2022

Innecesario militarizar el país para combatir delincuencia

Rechazan mando militar en Guardia Nacional

Los diputados panistas tamaulipecos se pronunciaron en contra de reformas a la Constitución para que el mando de la Guardia Nacional pase al Ejército e insistieron en que esta corporación debe seguir siendo civil.


Armando Castillo Gutiérrez / LA RED DE ALTAMIRA
TAMAULIPAS.- Los diputados panistas tamaulipecos se pronunciaron en contra de reformas a la Constitución para que el mando de la Guardia Nacional pase al Ejército e insistieron en que esta corporación debe seguir siendo civil.
El diputado federal César Rendón García señaló que la Guardia Nacional ha recibido todos los recursos y apoyos necesarios para su fortalecimiento, impulso y puede cumplir con los objetivos para los cuales fue creada.
Añadió que de acuerdo con lo previsto a la Guardia Nacional, aún le restan dos años para concluir su proceso de organización, estructura y demás para su debido funcionamiento, como es contar con cuarteles propios y todos los apoyos necesarios.
La Guardia Nacional podría llegar a contar cuatro adicionales para concluir su proceso de organización a fin de que funcione como se pretende.
En ese sentido, comentó que no se han escatimado recursos y se han aprobado las reformas necesarias a efecto de que la Guardia Nacional pueda funcionar de la mejor forma, no siendo necesario esté bajo un mando militar.
Por su parte, la diputada federal Rosa María González Azacarraga reiteró que es necesario fortalecer al Ejército y la Guardia Nacional, así como también a la Marina para la obtención de mejores resultados en el combate a la delincuencia y procurar la seguridad y la paz que demandan los ciudadanos.
Insistió en que también es necesario haya una mayor coordinación con las corporaciones estatales, a fin de incrementar la presencia de las fuerzas de seguridad y se tenga más seguridad y tranquilidad.
Comentó la legisladora tampiqueña que lo importante es lograr que la Guardia Nacional logre mayores resultados en el combate a la delincuencia y para ello no es necesario que el mando quede en manos de militares.