Desesperada familia pide laminas para hace techo

*Con cuatro niños pequeños, su esposa y toda la fe para salir adelante José Antonio García relató que vivieron un episodio digno de una película, vieron que las láminas se desprendían mientras todos se abrazaban para mitigar el temor.

Nora Castro / LA RED

ZONA CONURBADA.-  Perdieron el patrimonio de años pues el techo de su casa salió volando durante el pasado norte con rachas de hasta 70 kilómetros y ahora junto con su familia vive  en un albergue, habilitado dentro del Auditorio Américo Villarreal Guerra, de donde ya quieren salir.

Con cuatro niños pequeños, su esposa y toda la fe para salir adelante José Antonio García relató que vivieron un episodio digno de una película, vieron que las láminas se desprendían mientras todos se abrazaban para mitigar el temor.

“Pues muy feo verdad señorita es algo muy desagradable  mucha  incomodidad estar en un lugar así verdad, pues yo quisiera tener mi techito como lo tenía ya para no estar donde estoy porque es muy incómodo, ya quisiera estar en mi casita ya como toda la gente esta verdad….pues si cómodamente  con los niños para llevarlos a la escuela porque ya tienen desde el lunes que la están perdiendo”, dijo el padre de familia.

A su esposa Sonia Elizabeth Mellado la golpearon algunos objetos de la vivienda que por el mismo viento también se perdieron, un horno de microndas, televisión, ropa y objetos.

“Pues la verdad si nos las hemos visto difíciles verdad porque ellos están tristes, por todo lo que nos pasó nunca habían vivido eso verdad y este pues en realidad ellos están tristes y también  ya se quisieran ir a nuestra casita verdad”, relató la madre de familia angustiada.

La casa es pequeña, consta de cuartos reducidos pero era un hogar feliz, donde los pequeños jugaban y se alistaban para comer e ir a la escuela.

Si usted quiere apoyarlos a comprar láminas galvanizadas no dude en hacer uso de los mecanismos para depósito de tarjeta, que es la siguiente:

Saldazo Banamex 4766 8405 5478 8096.

Esta familia y sus pequeños integrantes lo agradecerán, ya que mientras tanto esperan ansiosos retornar a su hogar, un espacio que se encuentra a la intemperie y expuesto a los peligros.