Reconocen que existen algunas inconsistencias en el relleno sanitario

Reconocen que existen algunas inconsistencias en el relleno sanitario

Acuerdo a lo establecido en el Diario Oficial

“En  el estricto sentido de la norma, no se está cumpliendo, desde el hecho que hay fauna alimentándose ahí, no está bien, porque crean hábitos, que posteriormente se convierte en nociva”

 

Bernardo Gallardo  LA RED

ALTAMIRA.- Aún cuando todavía tienen vigencia y la capacidad suficiente para recibir los desechos, en el relleno sanitario de Altamira,  se han  observado algunas inconsistencias en su operación.

Las autoridades ambientales, señalaron la presencia de fauna, alimentándose en el lugar, lo que se pudiera agravar y convertirse en nociva, un incumplimiento   con los requisitos mínimos que establecen para los sitios de  disposición final de residuos.

El responsable de ecología en Altamira, Francisco Illescas Martínez,   dijo que esta situación se pudo observar durante una visita que se realizó con el propósito de conocer el funcionamiento, aunque aclaró que  no  se levantaron actas, ni con la presencia de inspectores.

“En  el estricto sentido de la norma, no se está cumpliendo, desde el hecho que hay fauna alimentándose ahí, no está bien, porque crean hábitos, que posteriormente se convierte en nociva”, mencionó.

Otra situación, son los escurrimientos de lixiviados,  líquido que se forma a través  de la basura, un  proceso que se debe de controlar con barreras  e infraestructura, para no mezclarse y afectar el subsuelo.

“Si existen los lixiviados,  por ejemplo hay una celda que está cerrada, esa celda por un costado, tú ves como brota el lixiviado, eso no debe de pasar, porque la celda debe de estar compacta y sin este tipo de emisiones”, agregó Illescas Martínez.

De acuerdo a lo establecido en el Diario Oficial, en el tema de características constructivas y operativas se debe construir  un sistema que garantice la captación y extracción de los lixiviados, además ser recirculado.

El Director de Ecología, consideró que el relleno sanitario todavía tiene un 50 por ciento de capacidad,  pero la licencia para su operación, establecida mediante un convenio con el municipio, vence en el 2018.

“En ese sentido  todavía esta vigencia, y si así lo desea la presente administración municipal se puede renovar,  hay una celda que ya está cerrada, pero obviamente  no se puede utilizar, y hay dos más que se encuentran abiertas, por lo tanto todavía tienen una vigencia” agregó.

En este relleno sanitario, operado mediante una empresa particular,  se reciben los desechos que se generan en el municipio de Altamira, así como de Madero y Tampico.